El Street Marketing consiste en promocionar productos o servicios en lugares públicos de maneras no convencionales. Por su manera de trabajar, se enmarca dentro del conocido como marketing de guerrilla. ¿Por qué son interesantes estos planteamientos publicitarios en la actualidad? En primer lugar, por el impacto que provocan en el público en general. También se hacen querer por la gran efectividad que demuestran, que les permite ofrecer grandes resultados con un bajo coste.

Destripando el Marketing de Guerrilla

El marketing de guerrilla es, sin lugar a dudas, un gran desconocido del público en general. Al escuchar el término “guerrilla” a todos se nos vienen imágenes extraídas de nuestra memoria cinematográfica. En realidad, la idea de fondo es la misma, pero no es normal ver a alguien con uniforme de campaña en medio de la calle. La idea consiste más bien en utilizar pequeñas estrategias que, aprovechando un “ataque” sorpresa, obtengan un gran impacto en el target objetivo.

Las distintas técnicas del marketing de guerrilla parten de una premisa básica: captar la atención del público. Está demostrado que un cambio brusco en el centro de atención produce una reacción neuronal que favorece la memorización. Esta es la base de todo el marketing, pero es seguramente el marketing de guerrilla el que mejor se aprovecha de ella. Pero para lograr un marketing de guerrilla realmente efectivo, éste debe reunir los siguientes elementos:

  • Ser creativo.

    • Se trata de llamar la atención, es decir, de no hacer lo mismo que el resto. Para ello hay que recurrir a mensajes poco tradicionales que se queden grabados involuntariamente en quien los reciba.
  • Ser innovador.

    • Los medios habituales tampoco sirven, son más de lo mismo. Las nuevas tecnologías ofrecen multitud de nuevas opciones, pero no son las únicas.
  • Conectar con el usuario.

    • Aprovechando el efecto sorpresa hay que crear la necesidad de conocer más el producto o servicio objeto de venta.
  • Estar coordinado.

    • Una buena acción de marketing de guerrilla no es suficiente por sí misma, sino que multiplica su efecto al combinarse con otras estrategias diferentes.

Publicidad en el campo de batalla

El marketing de guerrilla es, por definición, diferente a cualquier otra cosa conocida. Las estrategias de marketing tradicional minimizan los riesgos al tiempo que elevan el coste de la inversión. El marketing de guerrilla, por su parte, se olvida de los costes. Hay estrategias que pueden ser prácticamente gratuitas. Otras, en cambio, generan unos costes bien elevados que cualquier empresa no se puede permitir.

Su objetivo es sorprender, capturar la atención del que piensa en otras mil cosas, incluso sin que se dé cuenta. Los anuncios en televisión, en vallas publicitarias, el reparto de panfletos, son estrategias claramente evitables desde este punto de vista. Todo lo que los sentidos estén acostumbrados a sentir ya no sirve. Hoy en día ocurre, que incluso apenas nos inmutamos ante las imágenes de un atentado en las noticias, y justamente buscamos lo contrario: sentir, impresionar, conmover, emocionar.

street marketing

Un ejército de mensajes publicitarios ya está disperso en cada recoveco de las ciudades. El marketing de guerrilla lucha contra todos ellos a un tiempo y, siendo más pequeño, vence. Tiene muchas maneras de hacerlo, pero aquí os señalo algunas.

  • Ambient Marketing.

    • Se centra en el marketing que aprovecha los objetos estáticos de la ciudad. Puedes encontrarte un banco con forma de tableta de chocolate o un paso de cebra con forma de patatas fritas. También un río en un cartel publicitario que atraviesa la acera y se mete en una alcantarilla o un camión con forma de chocolatina…
  • Ambush Marketing.

    • Parte de la idea de aprovecharse de la publicidad de otra compañía en un evento para apropiarse de su campaña publicitaria sin coste alguno. Es lo que ocurre, por ejemplo, cuando una marca relaciona un producto con un logo de un evento internacional. De este modo logra que la gente piense en su producto cada vez que ven algún anuncio del evento.
  • Street Marketing.

    • Su peculiar estilo consiste en cambiar la actitud de las personas en un tú a tú, interactuando con ellas. No busca sólo llamar la atención, sino que obliga a reaccionar.

Street Marketing, la moda de no ir a la moda

Si el Street Marketing destaca por algo es por su capacidad para sorprender de formas insospechadas en medio de la calle. Esto provoca que nuestro cerebro pare todo y se centre en comprender las cosas “raras” que suceden, aquello que lo ha sacado de la rutina. Ese extra de atención, bien aprovechado, hará que memoricemos todo lo que pase a partir de ahí. Pero esa no es, ni mucho menos, la intención de este estilo de marketing. Si una pequeña acción es memorizada por un pequeño grupo de gente su impacto, seguramente, será mínimo. El objetivo no es, por tanto, quedar en la memoria de los presentes. La acción será acertada si quienes la reciben en primer lugar están dispuestos a compartirla con sus contactos, amigos y conocidos.

¿Cómo lograr que la gente publique en redes sociales y dedique un rato de su tiempo a contarle al mundo algo de tu marca? Hay muchos modos, pero todos tienen algo en común: creas una situación en la que la neutralidad de la vida se transforma en positivismo. Si una azafata en un supermercado te ofrece algo para probar, seguramente ya no te llame la atención (en su momento quizá lo hizo). Algo diferente pasa si te proponen lo siguiente: esperar el autobús. Llegas a tu parada de todos los días y un mayordomo te invita a sentarte en un diván. Mientras esperas, te informa del tiempo que falta para que llegue el próximo autobús. Al tiempo, una doncella te ofrece una selección de productos.

La viralidad como objetivo.

No sólo han conseguido atraer tu atención, sino la de toda la gente que pasa por allí. Además, relacionan la imagen de la marca con el lujo. Es probable que al poco tiempo haya fotos en Twitter, Facebook y el resto de redes sociales. Por supuesto, la compañía grabará algún vídeo mostrándolo y lo subirá a YouTube, añadiendo los subtítulos correspondientes.

Marketing callejero en vivo y en directo

El Street Marketing es un creador de vivencias, de emociones, de buenos recuerdos, y se aprovecha de ellos para darse a conocer. La gente publica en las redes sociales fotos de donde está de vacaciones o del sitio en el que comió porque le aportaron algo bueno. A continuación os presento varios ejemplos que creo que representan distintos modos de trabajar el Street Marketing.

Street Marketing buscando una sonrisa cómplice

Una técnica sencilla consiste en crear un efecto visual, hacer que algo parezca lo que no es. Cuando la persona se encuentra con la realidad se le plantea una opción: seguir buscando u optar por la oferta que se le ha hecho. La propuesta, por supuesto, tiene algo de cómico ayudará a ver un aspecto positivo de la vida.

Como habrás visto, la marca no aparece mucho más allá del uso del color o algún pequeño logo. Se disfraza para potenciar el mensaje: lo importante eres tú (el receptor del mensaje).

Street Marketing creando expectación

El suspense es otro gran aliado del Street Marketing. Anunciar un suceso y dar la oportunidad de influir en ello, pero manteniendo siempre algo de incertidumbre, ayudará a mantener la atención. Lógicamente, a mayores niveles de atención, mayores opciones de que el mensaje sea compartido.

En este caso la acción estaba totalmente orientada a promocionar y dar a conocer un producto en concreto. La intriga de no saber quién sería el vencedor favorecía que la gente esperara, atendiera y retrasmitiera el evento.

Street Marketing fomentando valores positivos

La motivación para hacer algo positivo siempre es acogida bien por todos. Aprovechar esto de una manera creativa llena a la gente de positivismo y de ganas de compartirlo. Justo lo que buscamos. https://youtu.be/X7yw6Q77hl0

Seguramente alguien dice: “¡Regalan ropa!” ¡Oh, sorpresa! Algo quizá más interesante que como mínimo hace sonreír es lo que ocurre en realidad. La mezcla entre intriga y sensaciones positivas unida a un recuerdo del evento ayuda a que el momento sea recordado con posterioridad, compartido y comentado.

Street marketing creando nuevos vínculos

Las relaciones humanas son, seguramente, uno de los aspectos de nuestra vida que más modifican nuestro estado de ánimo. Influir en ellas positivamente ofrece, sin duda, beneficios a quien lo realiza.

La creación y fortalecimiento de los vínculos sociales, así como la estimulación del autoconcepto, fomentan una actitud positiva ante la vida. La relación con la marca está en este caso muy cuidada: tú tienes la energía, tú tienes el poder, aprovéchalo.

Street Marketing
5 (100%) 2 votes